Sidebar

24
Jue, Ago
0 New Articles

Oficio para la Pascua

Oficios
Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Oficio para la Pascua o Resurrección de Jesucristo


Sígase el orden de los Oficios Matutino y Vespertino, con las variaciones siguientes:

Omítase la lectura de los Mandamientos por la mañana, y el Resumen de los Mandamientos por la tarde.

¶ La EXHORTACIÓN que precede a la Confesión de Pecados, la misma del Oficio de Natividad.

¶ LAUDA propia:

    ESTE día lo hizo el Señor. Aleluya. 
    Alegrémonos y regocijémonos en él. Aleluya. Aleluya.
    Voz de júbilo y de salvación en las tiendas de los justos: la diestra del Señor hace proezas.
    Gloria y honor...

¶ Después del Salmo 95 (o del Salmo 23, si es por la tardeléase uno o los dos Salmos 111, 113.

¶ La primera Lección para la mañana es Éxodo, XII. 1 a 28. La segunda Lección para la mañana, y la Lección para la tarde son: Juan, XX. 11 a 18, y Apocalipsis, V; a elección del Ministro.

¶ En vez del CÁNTICO después de la última Lección, cántese o léase lo siguiente:

    CRISTO, nuestra Pascua, * fue sacrificado por nosotros.
    2. Así que hagamos fiesta, no en la vieja levadura, ni en la levadura de malicia y de maldad; * sino en ázimos de sinceridad y de verdad.
    3. Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, ya no muere: * la muerte no se enseñoreará más de él.
    4. Porque el haber muerto, al pecado murió una vez; * mas el vivir, a Dios vive.
    5. Así también vosotros pensad, que de cierto estáis muertos al pecado; * más vivos a Dios en Cristo Jesús Señor nuestro.
    8. Cristo ha resucitado de los muertos: * primicias de los que durmieron es hecho.
    7. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, * también por un hombre la resurrección de los muertos.
    8. Porque así como en Adam todos mueren, * así también en Cristo serán todos vivificados.
    9. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? * ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?
    10. Sorbida es la muerte con victoria: * mas a Dios gracias, que nos da la victoria por el Señor nuestro Jesucristo.
    11. Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, * por los siglos de los siglos. Amén.

¶ SUPLICACIÓN propia:

    OREMOS al Redentor del mundo, nuestro Señor Jesucristo, y con toda suplicación le roguemos que se digne propicio justificarnos por la gloria de su resurrección.
    R. Concédenos esto, Dios eterno y omnipotente.
 

Office for Easter

¶ BENDICIÓN propia:

    CRISTO, el Hijo de Dios, que en el cuerpo de nuestra mortalidad llevó el oprobio de la cruz, nos libre de toda amargura y de todo daño.
    R. Amén.
    V. Y el que en la verdadera carne de nuestra naturaleza resucitó de los muertos, santificándonos en verdad nos levante de toda caída.
    R. Amén.
    V. Para que, mediante la fe con que creemos que murió y resucitó, nos prepare morada en las mansiones eternas.
    R. Amén.
    V. Por la misericordia, etc.
    R. Amén.

¶ ANTÍFONA propia:

    Yo soy el primero y el último, y el que vivo y he sido muerto;
    Y he aquí que vivo por siglos de siglos. Si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
    Gloria y honor...

handDespués del Sermón, dígase la ORACIÓN siguiente:

    DEMOS gracias al Señor.
    ¡Oh nuestro Dios y Padre! Cuán admirable es tu benevolencia y cuán grande el amor que has manifestado hacia los hombres, no por obras de justicia que hubiésemos hecho nosotros, sino sólo por tu infinita misericordia.
    Te damos gracias, oh Dios, porque Jesucristo nuestro Señor murió por nuestros pecados y resucitó para nuestra justificación; y porque fué declarado Hijo de Dios con potencia, por la resurrección de los muertos.
    Te bendecimos, porque Jesús, aunque fué muerto, sin embargo vive, y vive para siempre, y tiene las llaves del infierno y de la muerte; y ni muere ya más ni la muerte tiene dominio sobre él.
    Te alabamos, porque no dejaste que tu Santo viese corrupción, mas soltaste los dolores de la muerte; y así mostraste a la casa de Israel, que al mismo Jesús a quien crucificaron, tú le has hecho Señor y Cristo.
    Te glorificamos, porque Cristo para este fin murió, y resucitó, y vuelve a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven; y para que, o que velemos o que durmamos, vivamos juntamente con él.
    Ahora, Señor, dígnate aceptar estas alabanzas y acciones de gracias, como espiritual sacrificio que te ofrecemos por medio de Jesús; y perdónanos todos los defectos que en este servicio hayamos cometido por causa de nuestras muchas fragilidades.
    ¡Oh Señor, Roca nuestra y Redentor nuestro! Que las palabras de nuestra boca y las meditaciones de nuestro corazón sean gratas delante de ti: concédenos lo que te pedimos, y llénanos de esperanza, gozo y paz, por amor de Jesucristo, nuestro bendito Salvador, que contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. — R. Amén.

¶ El lunes y martes, después de Pascua, se usará el mismo Oficio que precede, con las Lecciones propias del Leccionario.

 

 

 {jcomments on}