12
Mar, Dic

Oficio para la Natividad de nuestro Señor Jesucristo

Oficios
Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 


Oficio para la Natividad de nuestro Señor Jesucristo


Sígase el orden de los Oficios Matutino y Vespertino, con las variaciones siguientes:

Omítase la lectura de los Mandamientos por la mañana, y el Resumen de los Mandamientos por la tarde.

¶ La EXHORTACIÓN, que precede a la Confesión de pecados, sea como sigue:

    HERMANOS muy amados: Si en todo tiempo debemos confesar nuestras faltas ante la majestad de nuestro Dios, hoy particularmente que nos hemos congregado para conmemorar los tesoros de su misericordia hacia nosotros y los profundos misterios de su amor divino, debemos postrarnos en su presencia e implorar su perdón, confesando todos nuestros pecados, con un corazón verdaderamente contrito. Por tanto, digámosle desde lo más íntimo de nuestras almas:
    Y siga la CONFESIÓN como en el Oficio ordinario.

¶ LAUDA propia:

    LA verdad brotará de la tierra. Aleluya.
    Y la justicia mirará desde los cielos. Aleluya. Aleluya.
    La misericordia y la verdad se encontrarán; la justicia y la paz se besarán.
    Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

¶ Después del Salmo 95 (o del Salmo 23, si es por la tardeléase uno o los dos Salmos 45, 85.

¶ La primera Lección de la mañana es Isaías, VII, 10 a 15.

¶ La segunda Lección de la mañana, y la Lección de la tarde, son: Lucas, II. 1 a 14, y Juan, I. i a 14; a elección del Ministro.

¶ Los Cánticos son: para la mañana el de Zacarías, núm. 31; y para la tarde el de María, número 32.

¶ SUPLICACIÓN propia:

    OREMOS a Dios Padre omnipotente e imploremos su misericordia, para que por la gracia de su Cristo nuestro Señor, se digne propicio justificarnos.
    R. Concédenos esto, Dios eterno y omnipotente.

¶ BENDICIÓN propia:

    BENDÍGANOS el Señor nuestro Jesucristo, que en otro tiempo se dejó ver de los pastores en el pesebre.
    R. Amén.
    V. Protéjanos y defiéndanos en todo, quien por nosotros asumió misericordioso la humana natura raleza.
    R. Amén.
    V. Y el que es Señor y Redentor nuestro, se digne propicio conservarnos eternamente.
    R. Amén.
    V. Por la misericordia de nuestro Dios, que es bendito y vive y gobierna todas las cosas por los siglos de los siglos.
    R. Amén.
  

Office for Christmas Day
 

 These services are intended for particular Holy Days. Most appear to be substitutes for Morning and Evening Prayer.

 

 ¶ ANTÍFONA propia:

    No temáis, porque he aquí os doy nuevas de gran gozo:
    Que os ha nacido un Salvador, Cristo el Señor.
    Cantad alabanzas, oh cielos; y alégrate, oh tierra, porque el Señor ha consolado a su pueblo.
    Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

¶ Antes del Sermón, dígase la ORACIÓN siguiente:

    OYE, oh Señor, nuestra oración.
    R. Y llegue a ti nuestro clamor.
    V. Santo, santo, santo, Señor, Dios omnipotente, que eras, y que eres, y que has de venir. A ti, oh Dios, levantamos nuestras almas: a ti, que eres el Padre de las luces, en quien no hay mudanza ni sombra de variación, y de quien proceden toda buena dádiva y todo don perfecto. A ti nos acercamos, sabiendo que eres el poderoso y bondadoso galardonador de los que te buscan.
    Nosotros te adoramos, oh Padre, Señor de cielos y tierra, que de tal modo has amado al mundo, que nos has dado a tu Hijo unigénito, para que tengamos vida cuantos creamos en El.
    Y adoramos al Verbo eterno, que al principio estaba con Dios y era Dios, por quien fueron hechas todas las cosas; y el cual, en la plenitud del tiempo, se hizo carne y habitó entre los hombres, lleno de gracia y de verdad.
    Y puesto que Tú, oh Dios, quieres que todos los hombres honren al Hijo como honran al Padre, nosotros le adoramos como el resplandor de tu propia gloria y como la imagen expresa de tu substancia, uniéndonos de esta manera con tus ángeles a quienes fue mandado que le adorasen.
    Y adoramos también al Santo Espíritu, el Consolador, que tu Hijo ha dado a la Iglesia para que nos enseñe todas las cosas y nos guíe a toda verdad.
    Cuán grande es nuestra alegría al pensar que mientras nosotros estamos aquí congregados para adorarte e implorar tus bendiciones, Jesús, nuestro Salvador, está sentado a la diestra del trono de la gloria, intercediendo por nosotros, para que seamos recibidos, oh Dios, en tu favor y comunión.
    Haz, oh Padre, que descienda a nosotros en espíritu; que verdaderamente sea Emmanuel, Dios con nosotros; y que tu Palabra penetre en nuestras almas con vida y poder.
    Derrama en nosotros tu Espíritu Santo, para que tu Hijo Jesús nos sea hecho precioso, como lo es a todos los creyentes; y haga que nuestras alabanzas y acciones de gracias sean espirituales sacrificios, aceptables a tus divinos ojos.
    Y a ti. Rey eterno, inmortal, invisible, solo sabio Dios; y a tu Hijo, el Verbo hecho carne para nuestra salud; y a tu Santo Espíritu, el Consolador de nuestras almas: sea el honor y la gloria por siempre jamás.
    R. Amén.
 

 

hand Terminado el Sermón puede cantarse un HIMNO.

¶ Concluido el canto, diga el Ministro algunos puntos de la ORACIÓN que sigue:

   DEMOS gracias al Señor.
    ¡Oh nuestro Dios y Padre! Cuán admirable es tu benevolencia y cuán grande el amor que has manifestado hacia los hombres.
    1. Te damos gracias, Señor, porque cuando yacíamos en el pecado, y no había para nosotros humana salud, Tú te dignaste preparar un rescate para que fuésemos librados de la eterna ruina.
    2. Te bendecimos, oh Señor, porque cuando no quisiste sacrificio y ofrenda, ni te agradaron holocaustos, entonces el eterno Verbo dijo: Heme aquí, oh Dios, para hacer tu voluntad; y tu voluntad le agradó y tu ley estuvo en su corazón.
    3. Te alabamos, porque venido el cumplimiento del tiempo, enviaste a tu Hijo, hecho de mujer, sujeto a la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos; y porque a este fin nació, y para esto vino al mundo, para dar testimonio de la verdad; y nosotros creemos que El es el Cristo, el Hijo del Dios vivo; que es el que había de venir, y no esperamos a otro. Grande es sin duda el misterio de la piedad: que Dios se ha manifestado en carne y ha morado entre nosotros.
    4. ¡Oh Señor, Roca nuestra y Redentor nuestro! Que las palabras de nuestra boca y las meditaciones de nuestro corazón sean gratas delante de ti: concédenos lo que te pedimos, y llénanos de esperanza, gozo y paz, por amor de Jesucristo, nuestro bendito Salvador, que contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos.
    R. Amén.

¶ Puede cantarse la DOXOLOGÍA siguiente:

    GLORIA en las alturas a Dios, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres. Amén.

¶ Y luego el Ministro invoque la bendición divina con estas palabras:

    LA gracia del Señor Jesucristo, y el amor de Dios, y la participación del Espíritu Santo, sea con vosotros todos. Amén.

¶ La Lauda, Suplicación, Bendición, Antífona y Doxología, servirán hasta la Circuncisión.


 

 

 {jcomments on}