Sidebar

20
Jue, Jul
4 New Articles

Oficio Matutino

Oficios
Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Oficio Matutino para todo el año


En pie la Congregación, el Ministro dé principio con las palabras siguientes:

    SEA nuestro auxilio en el nombre del Señor, que ha hecho los cielos y la tierra.
    Y la Congregación responda:
    Busquemos su rostro, y démosle la gloria debida a su nombre.

    El Ministro:
    Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone, sea alabado el nombre del Señor.
    R. Sea el nombre del Señor bendito desde ahora y para siempre.
    V. ¡Oh Dios, cuyo nombre es bendito desde la salida del sol hasta su ocaso! Llena de ciencia nuestros corazones y abre nuestros labios en tu alabanza para que, como eres bendito con el debido honor por todos los siglos, así seas alabado de oriente a occidente por todas las naciones.
    R. Amén.
    V. Por tu misericordia, oh Dios nuestro, que eres bendito, y vives, y gobiernas todas las cosas por los siglos de los siglos.
    R. Amén.
 

Morning Prayer
throughout the year

Luego lea el Ministro, o haga que se cante, alguno de los siguientes TEXTOS:

    1. EL SEÑOR está en su santo templo: calle delante de El toda la tierra.
    2. No a nosotros, Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria; por tu misericordia, por tu verdad.
    3. Ensálzate, oh Dios, sobre los cielos; y sobre toda la tierra sea ensalzada tu gloria.
    4. Las obras de las manos del Señor son verdad y juicio; fieles son todos sus mandamientos.
 

Sentences of Scripture

 ¶ Luego el Ministro diga:

    OID los Mandamientos que Jehováh Dios ha dado a su pueblo:
    Yo soy el Señor tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de siervos.
    No tendrás dioses ajenos delante de mí.
    No harás para ti escultura ni semejanza alguna de lo que hay arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra; no las adorarás ni les darás culto, porque yo, el Señor Dios tuyo, soy Dios celoso, que visito la iniquidad de los padres sobre los hijos, hasta la tercera y cuarta generación, a aquellos que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.
    No tomarás el nombre del Señor tu Dios en vano,
porque el Señor no tendrá por inocente al que tomare su nombre en vano.
    Acuérdate del día del reposo para santificarlo. Seis días trabajarás y harás todas tus obras, mas el día séptimo es el reposo para el Señor tu Dios; no harás en él obra alguna tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu criado, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas, porque en seis días hizo el Señor el cielo, y la tierra, y el mar, y todo lo que hay en ellos, y reposó en el séptimo día; por tanto bendijo el Señor el día del reposo y lo santificó.
    Honra a tu padre y a tu madre, para que se prolonguen tus días sobre la tierra que el Señor tu Dios te da.
    No matarás.
    No cometerás adulterio.
    No hurtarás.
    No dirás contra tu prójimo falso testimonio.
    No codiciarás la casa de tu prójimo: no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su criado, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.

La Congregación diga:

    HAZ, oh Dios, este bien a tus siervos: que meditemos tus mandamientos, que guardemos tu ley siempre, por siglo de siglo. Amén.
 

Decalogue

El Ministro:

    HERMANOS muy amados: Al recordar que cada día y repetidas veces quebrantamos estos santos preceptos, humillémonos en la presencia del Señor, y desde lo más íntimo de nuestras almas confesémosle todos nuestros pecados con sincero y arrepentido corazón.

Todos de rodillas digan:

    ¡SEÑOR Dios, Padre eterno y todopoderoso! Reconocemos y confesamos delante de tu santa majestad que somos miserables pecadores, concebidos y nacidos en pecado, inclinados al mal e incapaces por nosotros mismos de practicar el bien. Diariamente y de mil maneras quebrantamos tus santos mandamientos, de tal modo que atraemos sobre nosotros, por tu justa sentencia, la condenación y la muerte. Mas sentimos un vivo dolor de haberte ofendido, nos condenamos a nosotros mismos con un verdadero arrepentimiento, recurriendo humildemente a tu gracia y suplicándote que nos socorras en nuestra miseria. Ten piedad de nosotros, oh Dios, Padre de las misericordias, y perdónanos todos nuestros pecados, por amor a tu Hijo amado, Jesucristo nuestro Señor. Amén.

El Presbítero (o el Obispo, si está presente), levantándose, diga:

    DIOS todopoderoso, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que no desea la muerte del pecador, sino
que se convierta y viva, se digne perdonaros todas vuestras culpas, os vista con el inmaculado ropaje de la justicia de Cristo y os conceda las gracias de su Santo Espíritu para que, puestos en sujeción vuestros apetitos, no os impidan elevar vuestras almas en dirección del cielo y podáis obtener los frutos del arrepentimiento; fe, santidad y buenas obras, que le sean agradables, por Jesucristo nuestro Salvador. Amén.
    R. Dios todopoderoso tenga también de ti misericordia, perdone todos tus pecados y te conduzca a la vida eterna, por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
    V. El Señor sea siempre con vosotros.
    R. Y con tu espíritu.

¶ Todos en pie, canten o lean la LAUDA correspondiente al tiempo.
 

Confession & Absolution

 LAUDAS

1. [Durante el Adviento.]

    ¡HOSANNA! Bendito el que viene en el nombre del Señor.
    Bendito el reino de nuestro padre David. Aleluya.         Hosanna al Hijo de David: Hosanna en las alturas.
Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

2. [Después de la Epifanía, hasta el Domingo de Septuagésima.]
    SALVENOS tu diestra, Señor nuestro Dios;
    Para que confesemos tu santo nombre. Aleluya.
    Acuérdate de nosotros, Señor; y visítanos con tu salvación.
    Gloria y honor...

3. [Desde Septuagésima hasta la Cuaresma.]
    LAMPARA es a mis pies tu palabra:
    Y lumbrera a mi camino. Aleluya.
    Guíame por la senda de tus mandamientos.
    Gloria y honor.. .

4. [Durante la Cuaresma.]
    ¿POR qué me has desechado? ¿Por qué andaré abatido por la opresión del enemigo?
    Envía tu luz y tu verdad.
    Júzgame, oh Dios, y aboga mi causa; líbrame de gente impía, del hombre de engaño y de iniquidad.
    Gloria y honor...

5. [Después de Pascua, hasta la Ascensión.]
    CANTAD al Señor un cántico nuevo; porque el Señor obró maravillas. Aleluya.
    Grande es el Señor nuestro, y grande su poder. Aleluya. Aleluya.
    El ha hecho notoria su salvación; en presencia de las gentes ha revelado su justicia.
    Gloria y honor...

6. [Después de la Trinidad, hasta el Adviento.]
    ALABARE al Señor conforme a su justicia;
    Y cantaré al nombre de Jehovah el Altísimo. Aleluya.
    Te ensalzaré, mi Dios y Rey; y bendeciré tu nombre para siempre jamás.
    Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

http://justus.anglican.org/resources/bcp/Spain/hand.gifDespués de la Lauda diga el Ministro:

    SEÑOR, abre nuestros labios.
    R. Y nuestra boca anunciará tu alabanza.

Y cántese (o léase alternadamente por el Ministro y la Congregación) el
 

 Praise

SALMO 95

    1. VENID, celebremos alegremente al Señor; * cantemos con júbilo a la Roca de nuestra salvación.
    2. Lleguemos ante su rostro con alabanza; * aclamémosle con cánticos.
    3. Porque Dios grande es Jehováh; * y Rey grande sobre todos los dioses.
    4. Que en su mano están las profundidades de la tierra, * y las alturas de los montes son suyas.
    5. Suyo también el mar, pues El lo hizo, * y sus manos formaron la tierra seca.
    6. Venid, adoremos y postrémonos; * arrodillémonos delante del Señor, nuestro Hacedor.
    7. Porque El es nuestro Dios, y nosotros el pueblo de su dehesa y ovejas de su mano; * si oyéreis hoy su voz... 
    8. No endurezcáis vuestro corazón como en Meribá,* como el día de Masa en el desierto.
    9. Donde me tentaron vuestros padres, * probáronme y también vieron mi obra.
    10. Cuarenta años estuve disgustado con aquella generación, y dije: * Pueblo es éste que divaga de corazón, y no han conocido mis caminos.
    11. Por tanto, juré en mi furor, * que no entrarían en mi reposo.
    12. Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, * por los siglos de los siglos. Amén.

A continuación léase o cántese una de las PORCIONES de los SALMOS, correspondientes al día del mes.
 

Psalm 95

http://justus.anglican.org/resources/bcp/Spain/hand.gif

Después de los Salmos, sentada la Congregación, el Ministro, en pie, leerá una parte del ANTIGUO TESTAMENTO; y empiece diciendo:

    NUESTRA primera lección de la Palabra de Dios se halla en el Libro... capítulo...

Y concluida la lectura, diga:

    AQUI termina nuestra primera lección de la Sagrada Escritura.

Todos en pie, cántese (o léase alternadamente por el Ministro y la Congregación) el TE DEUM, o en su lugar uno de los SALMOS 100 y 148.
  

Old Testament Reading

TE DEUM

    1. A TI, oh Dios alabamos. * a ti por Señor te confesamos.
    2. A ti, oh Padre eterno, * toda la tierra te adora.
    3. A ti los ángeles todos; * a ti los cielos y todas las potestades;
    4. A ti los querubines y los serafines; * con incesante voz proclaman:
    5. Santo, Santo, Santo, * Señor, Dios de los ejércitos;
    6. Llenos están los cielos y la tierra * de la gloria de tu majestad.
    7. A ti el coro glorioso de los apóstoles; * a ti la excelente muchedumbre de los profetas;
    8. A ti el victorioso ejército de los mártires: * profieren sus alabanzas.
    9. A ti por la extensión del orbe, * la Santa Iglesia te confiesa;
    10. Padre * de majestad infinita;
    11. A tu Hijo único, * verdadero y venerable;
    12. Y también al Espíritu, * al santo Consolador.
    13. Tú eres, oh Cristo, * el Rey de la gloria.
    14. Tú eres del Padre * el Hijo sempiterno.
    15. Tú, al emprender la redención del hombre, * no desdeñaste el seno de una virgen.
    16. Tú, venciendo el aguijón de la muerte, * a los creyentes abriste el reino de los cielos.
    17. Tú a la diestra de Dios estás sentado, * en la gloria del Padre.
    18. Y nosotros creemos * que has de venir como Juez.
    19. Por tanto, te rogamos que socorras a tus siervos, * que con tu sangre preciosa redimiste.
    20. Haz que en la gloria eterna * sean contados en el número de tus santosi
    21. Salva, Señor, a tu pueblo, * y a tu heredad bendice. 
    22. Dígnate dirigirlos, * y ensalzarlos perpetuamente.
    23. Cada día te bendecimos; * y loamos tu nombre por los siglos de los siglos.
    24. Dígnate, Señor, en este día * preservarnos de tribulación y pecado.
    25. Apiádate de nosotros, * Señor, apiádate de nosotros.
    26. Sea tu misericordia, Señor, sobre nosotros, * a la manera que en ti esperamos.
    27. En ti, Señor, he esperado: * no seré jamás confundido.
    28. Perdona, Señor, perdona a tu pueblo; * y no entregues a ignominia tu heredad.

SALMO 100

    1. CANTAD con júbilo al Señor, * moradores todos de la tierra.
    2. Servid al Señor con alegría; * venid a su presencia con regocijo.
    3. Sabed que sólo el Señor es Dios; El nos hizo y no nosotros; * pueblo suyo somos y ovejas de su
dehesa.
    4. Venid a sus puertas con himno; a sus atrios, con alabanza; * loadle, bendecid su nombre.
    5. Porque bueno es el Señor, para siempre su misericordia, * y hasta generación y generación su fidelidad.
    6. Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, * por los siglos de los siglos. Amén.

SALMO 148

    1. ALABAD al Señor desde los cielos; * alabadle en las alturas.
    2. Alabadle, vosotros todos sus ángeles; * alabadle, vosotros todos sus ejércitos.
    3: Alabadle, sol y luna; * alabadle, vosotras todas lucientes estrellas.
    4. Alabadle, cielos de los cielos; * y las aguas que estáis sobre los cielos.
    5. Alaben estas cosas el nombre del señor; * porque él mandó, y fueron creadas.
    6. Y las hizo estar para siempre jamás; * les puso ley que no será quebrantada.
    7. Alabad al Señor desde la tierra, * monstruos marinos y todos los abismos.
    8. Fuego y granizo, nieve y vapor; * viento de tempestad que ejecuta su palabra;
    9. Montes y todos los collados; * árbol de fruto y todos los cedros;
    10. Bestia y todo animal; * reptiles y volátiles;
    11. Reyes de la tierra y pueblos todos; * príncipes y jueces todos de la tierra;
    12. Mancebos y también doncellas; * ancianos y niños;
    13. Alaben el nombre del Señor; porque sólo su nombre es excelso; * su gloria está sobre tierra y cielos. 
    14. El exaltó el poder de su pueblo, alabanza de todos sus santos; * de los hijos de Israel, pueblo a él cercano.
    15. Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, * por los siglos de los siglos. Amén.
 

 

¶ Terminado el Te Deum o el Salmo, y sentada la Congregación, el Ministro leerá en pie una parte del NUEVO TESTAMENTO; y empiece diciendo:

    NUESTRA segunda lección de la Sagrada Escritura se halla en el Libro... capítulo...

Y concluida la lectura, diga:

    AQUI termina nuestra segunda lección de la Palabra de Dios.

La Congregación, levantándose, diga:

    OH Señor, santifícanos en tu verdad; tu palabra es la verdad. Amén.

Cántese (o léase alternadamente por el Ministro y la Congregación) uno de los CÁNTICOS correspondientes al tiempo, o el
 

New Testament reading

CANTICO DE ZACARIAS

    1. BENDITO el Señor Dios de Israel, * que ha visitado y hecho redención a su pueblo.
    2. Y nos alzó un Salvador poderoso * en la casa de David, su siervo;
    3. Como habló por boca de sus santos profetas, * que fueron desde el principio;
    4. Salvación de nuestros enemigos, * y de mano de todos los que nos aborrecieron;
    5. Para hacer misericordia con nuestros padres, * y acordándose de su santa alianza.
    6. Del juramento que juró a Abraham, nuestro padre, * que nos había de dar;
    7. Que sin temor, librados de nuestros enemigos, * le serviríamos;
    8. En santidad y justicia delante de él, * todos los días nuestros.
    9. Y tú, niño, profeta del Altísimo serás llamado; * porque irás ante la faz del Señor, para aparejar sus caminos;
    10. Dando conocimiento de salud a su pueblo, * para remisión de sus pecados.
    11. Por las entrañas de misericordia de nuestro Dios, * con que nos visitó de lo alto el Oriente;
    12. Para dar luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte; * para encaminar nuestros pies por caminos de paz.
    13. Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, * por los siglos de los siglos. Amén.

 Terminado el Cántico, diga el Ministro:

    HERMANOS, confesemos nuestra fe.

Todos digan el 
 

Song of Zachariah

SIMBOLO APOSTOLICO

    CREO en Dios, Padre todopoderoso, Criador del cielo y de la tierra.
    Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra del Espíritu Santo; nació de María virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercero día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos; está sentado a la diestra de Dios, Padre todopoderoso; de donde ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo; en la santa Iglesia Católica; la comunión de los - santos; el perdón de los pecados; la resurrección de la carne; la vida eterna. Amén. 
    V. El Señor sea siempre con vosotros.
    R. Y con tu espíritu.
 

Apostles' Creed

¶ Todos de rodillas, el Ministro diga la SUPLICACIÓN correspondiente al tiempo, como sigue:

[Durante el Adviento.]

    OREMOS al Redentor del mundo, nuestro Señor Jesucristo, y con toda suplicación le roguemos que se digne propicio justificarnos por amor de su venida. 
    R. Concédenos esto, Dios eterno y omnipotente.

[Después de la Epifanía, hasta el Domingo de Septuagésima.]

    OREMOS al Redentor del mundo, nuestro Señor Jesucristo, y con toda suplicación le roguemos que aumente la fe de su Santa Iglesia, y le dé paz, y por siempre la defienda.
    R. Concédenos esto.. .

[Desde Septuagésima hasta la Cuaresma.]

    OREMOS al Redentor del mundo, nuestro Señor Jesucristo, y con toda suplicación le roguemos que nos dé propicio la salud del alma y del cuerpo el perdón de los pecados y perpetua paz.
    R. Concédenos esto.. .

[Durante la Cuaresma.]

    OREMOS al Redentor del mundo, nuestro Señor Jesucristo, y con toda suplicación le roguemos que se digne propicio justificarnos por los méritos de su sagrada pasión.
    R. Concédenos esto. . .

[Después de la Pascua, hasta la Ascensión.]

     OREMOS al Redentor del mundo, nuestro Señor Jesucristo, y con toda suplicación le roguemos que se digne propicio justificarnos por la gloria de su resurrección. 
    R. Concédenos esto...

[Después de la Trinidad, hasta el Adviento.]

    OREMOS al Redentor del mundo, nuestro Señor Jesucristo, y con toda suplicación le roguemos que aumente la fe de su santa Iglesia, y le dé paz, y por siempre la defienda. 
    R. Concédenos esto, Dios eterno y omnipotente.

handDespués de la Suplicación, digan todos:

    SEÑOR, apiádate de nosotros.
    Cristo, apiádate de nosotros.
    Señor, apiádate de nosotros.

 Petitions

Padre nuestro, que estás en los cielos: Santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánosle hoy. Y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en la tentación. Más líbranos del mal. Amén.

El Ministro levantándose, diga:

    LIBRADOS del mal y confirmados siempre en el bien, haz que podamos servirte, oh Dios y Señor nuestro. Pon fin a nuestros pecados; da alegría a los tristes; envía redención a los cautivos; concede salud a los enfermos. Otórganos paz y seguridad en todos los días nuestros; quebranta la audacia de nuestros enemigos; oye, oh Dios, las súplicas de todos tus siervos los fieles cristianos, en este día y en todo tiempo. Por nuestro Señor Jesucristo tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo, un solo Dios, siempre por todos los siglos.
    R. Amén.

El Diácono diga:
 

 Lord's Prayer

    HERMANOS, inclinaos a la bendición.

El Ministro:

    EL Señor sea siempre con vosotros.
    R. Y con tu espíritu.

¶ Y diga el Ministro la BENDICIÓN correspondiente al tiempo, como sigue:

[Durante el Adviento.]

    EL Señor Jesucristo, que con su venida se dignó socorrer al mundo, nos limpie de todo pecado.
    R. Amén.
    V. Concédanos que por la virtud del Espíritu atendamos a los preceptos de su ley, para que podamos esperar con gozo su venida.
    R. Amén.
    V. Y de tal manera nos absuelva de toda culpa, que su venida no nos sobrecoja para reprobación, sino redimidos y para glorificación.
    R. Amén.
    V. Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y gobierna todas las cosas por los siglos de los siglos.
    R. Amén.

[Después de la Epifanía, hasta el Domingo de Septuagésima.]

    EL Señor Jesucristo nos guarde propicio y nos bendiga. — R. Amén.
    Protéjanos con su clemencia y nos defienda sin cesar de todo mal. — R. Amén.
    Y nos llene de gozo, quien benigno concede el perdón de los pecados. — R. Amén.
    Por la misericordia, etc. — R. Amén.

[Desde Septuagésima hasta la Cuaresma.]

    LLENENOS el Señor de dones espirituales, y háganos participantes del reino de los cielos.— R. Amén.
    Mortifique nuestra carne poniendo fin a todo vicio, y vivifique nuestras almas con el principio de toda virtud. — R. Amén.
    Y en tal modo nos enriquezca de su gracia, que se agrade morar siempre en nuestros corazones. — R. Amén.
    Por la misericordia, etc. — R. Amén.

[Durante la Cuaresma.]

    EL Señor Jesucristo que muriendo venció a la muerte, nos haga vencedores de nuestras pasiones. — R. Amén.
    El que permitió ser entregado en manos de los inicuos, nos libre de los suplicios eternos. — R. Amén.
    Y conceda que podamos vivir siempre con él, quien fué hecho vencedor de la muerte. — R. Amén.
    Por la misericordia, etc. — R. Amén.

[Después de la Pascua, hasta la Ascensión.]

    LA gracia, con la cual nos gozamos de estar sepultados con Cristo por la fe, aparte de nosotros todo pensamiento de iniquidad. — R. Amén.
    Y el que ha extendido la gloria de su resurrección por todo el mundo, conceda plena santificación a nuestros corazones. — R. Amén.
    Para que Aquel que le resucitó de los muertos nos resucite también a nosotros a gloria de galardón eterno. — R. Amén;
    Por la misericordia, etc. — R. Amén.

[Después de la Trinidad, hasta el Adviento.]

    EL Señor Jesucristo nos guarde propicio y nos bendiga. — R. Amén.
    V. Protéjanos con su clemencia y nos defienda sin cesar de todo mal. — R. Amén.
    V. Y nos llene de gozo, quien benigno concede el perdón de los pecados.— R. Amén.
    V. Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y gobierna todas las cosas por los siglos de los siglos. — R. Amén.

handDespués de la Bendición diga el Ministro:

    LOAD al Señor.
    R. El nombre del Señor sea alabado.

¶ Y todos en pie, cántese o léase la ANTÍFONA correspondiente al tiempo.

 

 Blessing

ANTIFONAS

1. [Durante el Adviento.]

    VENDRA el Deseado de todas las gentes:
    Y los cielos denunciarán su justicia;
    Y todos los pueblos verán su gloria.
    Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

2. [Después de la Epifanía, hasta el Domingo de Septuagésima.]

    LIMPIANOS de nuestro pecado, oh Señor; Y líbranos de todo mal.
    Y bajo la sombra de tus alas protégenos. Gloria y honor...

3. [Desde Septuagésima hasta la Cuaresma.]

    TU justicia, oh Dios, es justicia eterna;
    Y tu ley la verdad.
    Justicia eterna son tus testimonios; dame inteligencia y viviré.
    Gloria y honor...

4. [Durante la Cuaresma.]

    LOS reyes de la tierra se confabulan, y los príncipes consultan entre sí, contra el Señor y contra su Ungido.
El que reside en los cielos se reirá; el Señor se mofará de ellos.
    ¿Por qué se tumultúan las gentes, y los pueblos conciben proyectos vanos?
    Gloria y honor...

5. [Después de la Pascua, hasta la Ascensión.]

    SI habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas (le arriba;
    Donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Porque muertos sois, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.
    Gloria y honor...

6. [Después de la Trinidad, hasta el Adviento.]

    JUSTO eres tú, oh Señor, y rectos tus juicios. De tu misericordia está llena la tierra.
    Para siempre, oh Señor, permanece tu palabra en los cielos.
    Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

hand

Después de la Antífona, de rodillas la Congregación, el Ministro en pie, diga:

    SEÑOR, muéstranos tu misericordia.
    R. Y danos tu salud.
    V. Llena a tus Ministros de virtudes.
    R. Y da alegría a tu pueblo escogido.
    V. Acuérdate siempre de esta Congregación.
    R. Que tú has poseído desde el principio.
    V. Oh Dios, purifica nuestros corazones.
    R. Y no quites de nosotros tu Santo Espíritu.
 

 Antiphons

¶ El Ministro diga la ORACIÓN propia del día.

    R. Amén.
    V. Por tu misericordia, oh Dios nuestro, que eres bendito y vives y gobiernas todas las cosas por los siglos de los siglos.
    R. Amén.
 

Collect of the Day

¶ Aquí puede el Ministro añadir las oraciones de SÜPLICA o de ACCIÓN DE GRACIAS (tomadas de este libro) que le parezcan oportunas.

Y luego prosiga:

    JUSTO es anunciar de mañana tu misericordia, oh Señor.
    R. Y tu verdad por las noches.
    V. Llegue a ti, oh Señor, nuestra oración en esta ‘mañana. Y, pues, te has dignado recibir nuestras alabanzas y tolerar nuestras fragilidades, concede que este día nos sea gozoso, y pacífico sin escándalo y sin mancha; para que podamos llegar a la tarde libres de tentaciones, y te alabemos como a nuestro Rey eterno.
    R. Amén.
    V. Por tu misericordia, oh Dios nuestro, que eres bendito y vives y gobiernas todas las cosas por los siglos de los siglos.
    R. Amén.
 

Other Collects, Prayers, or Thanksgivings

3. Todos en pie, puede cantarse un HIMNO o una ANTÍFONA. 
 

A Hymn or Antiphon may be sung ...

¶ Si termina aquí el Oficio Matutino, diga el
Ministro:

    EN el nombre de Jesucristo nuestro Señor, terminemos con paz.
    R. Gracias sean dadas a Dios. Amén.
 

and then the Office may end.

¶ Si ha de haber SERMÓN, omítase la frase En el nombre de Jesucristo, etc.; y después del Himno, el Ministro que ha de predicar ofrezca una breve ORACIÓN, precediéndola de

    OYE, oh Señor, nuestra oración.

    R. Y llegue a ti nuestro clamor. 
 

A Sermon may be preached

handTerminado el Sermón puede cantarse un HIMNO.

¶ Después del canto, haga el Ministro las advertencias, proclamaciones y anuncios necesarios, según las circunstancias.
 

After the Sermon may be sung a Hymn, followed by announcements.

Luego, de rodillas la Congregación, diga el Ministro algunos puntos de la ORACIÓN que sigue:

    DEMOS gracias al Señor.

    ¡Omnipotente Dios y Padre celestial! Nosotros te ofrecemos por medio de Jesús el sacrificio de alabanzas, fruto de nuestros labios que dan gracias a tu nombre; recordando tu gran bondad hacia nosotros, manifestada en la muchedumbre de tus miseraciones que duran para siempre.

    1. ¡Cuán bueno eres, Señor! Tú nos has dado el sér, y nos conservas en tu providencia; tú nos ciñes de fortaleza y nos colmas de beneficios; tú bendices la obra de nuestras manos, y nuestros hogares proteges. Pero aún hay más, Señor; tú nos has llenado de toda bendición espiritual en Cristo, salvándonos, no por obras de justicia que hubiésemos hecho, sino según tu misericordia y haciendo nuestros cuerpos templos tuyos, y nuestras almas, morada de tu Santo Espíritu. Te damos, pues, gracias, oh Señor, por todas tus mercedes.

    2. Ahora, Señor, dígnate aceptar este culto, como espiritual sacrificio que te ofrecemos por medio de Jesús; y perdónanos todos los defectos que en él hemos cometido. Haz que permanezca arraigada en nuestros corazones la enseñanza que en la meditación de hoy hemos recibido. [Aquí pueden añadirse algunas peticiones referentes al tema del Sermón.]

    3. Señor, mientras peregrinamos en este mundo, haznos sabios y mejores de día en día; vela por nuestros hogares y protege a nuestras familias; consuélanos en las tribulaciones y ármanos contra toda tentación que nos asalte, para que siempre y en todo te bendigamos y glorifiquemos. Y pedimos esto para todos nuestros hermanos en la fe, en cualquiera parte del mundo en que se hallen.

    4. Bendice a tu Iglesia por la extensión del orbe. Que tu Palabra circule con libertad por todas partes y sea glorificada. Que el pueblo sentado en tinieblas vea gran luz; y a los que moran en sombras de muerte, luz les amanezca. Que de oriente a ocaso, y del austro al aquilón, se ofrezcan a tu nombre sacrificios espirituales y el incienso de corazones puros. Que todos los términos de la tierra vean tu salvación.

    5. Bendice a los Obispos y demás Ministros de tu Palabra; hazlos antorchas resplandecientes, fieles a la misión que de ti han recibido; únelos con todos ¡os santos en la verdad y en el mutuo amor: derrama sobre ellos espíritu de caridad, paciencia, mansedumbre, abnegación y celo santo; dales gracia y sabiduría para que promuevan los intereses de su Señor y Maestro y la salvación de las preciosas almas.

    6. Bendice la porción de tu Iglesia Universal a que pertenecemos. Suspiramos, oh Señor, por tus cuidados paternales. Danos más fe, más sólidas virtudes, para que sin obstáculo alguno podamos publicar las glorias de tu nombre. He aquí, la mies es mucha y los obreros pocos. Suscita varones de fe y piedad, de sabiduría y potencia, que vengan con nosotros a trabajar en tu viña, de modo que te rinda óptimos frutos. Dirige tú mismo nuestras escuelas dominicales; pon en los labios de los instructores palabras de sabiduría, y llena los corazones ‘de los alumnos de piedad y santa reverencia.

    7. Tú eres el Dueño y Regulador de las naciones. ¿Quién no te temerá, oh Rey de las gentes? En tu trono te sientas juzgando justicia; ¡oh!, juzga al mundo con justicia; juzga a los pueblos con rectitud. Apresura el tiempo en que has de hacer cesar las guerras hasta los fines del orbe; y haz que en adelante los que gobiernan sobre las naciones sean ayos y padres para el Israel de Dios.

    8. Tú nos has dado por patria en este mundo una región agradable y fértil; y te damos gracias por ello. Mas te suplicamos, oh Salvador de Israel, que no seas extranjero en nuestra tierra, ni pases como peregrino que reposa una noche y se va; sino más bien quédate siempre con nosotros: aunque nuestros pecados te repelan, ¡oh!, quédate por amor de tu nombre y sálvanos. Haz que abunde aquí aquella justicia que enaltece a una nación, y que desaparezca el pecado, que es ‘afrenta para todo pueblo.

    9. Bendice, te rogamos, al supremo Gobernante de nuestro país y a sus Ministros; inspírales sabiduría y temor santo, para que en todo obren teniendo por norma tu divina voluntad.—Bendice a los magistrados y jueces, y habla por su boca verdad y justicia.—Prospera las Universidades, Institutos y Colegios, e implanta en ellos tu temor, que es el principio y fuente de la verdadera sabiduría.

    10. Bendice a todos nuestros compatricios para que aspiren a ser ciudadanos de una patria más noble y eterna.—Bendice a los ricos, para que no confíen en las riquezas perecederas, sino que den de ellas para ti y para los pobres, acumulando tesoros en los cielos, donde no hay polilla que consuma, ni ladrones que roben.—Bendice a los pobres, y hazlos ricos en fe y herederos del reino.

    11. Bendice a las viudas y a los huérfanos; a los que viajan por tierra o por mar; a los encarcelados y a los afligidos de cualquier tribulación; a los enfermos, y en especial a los que se aproximan al valle de la muerte; dales a todos y a cada uno conforme a sus necesidades y según las abundantes riquezas de tu misericordia.

    12. Bendice a nuestros enemigos, y a todos los que nos aborrecen; concédeles arrepentimiento y perdón de sus pecados.—Y a las personas que nos han mostrado amor, enriquécelas de tus dones, y concédeles la salud del cuerpo y del alma, para eterna bienaventuranza.

    13. Tú, oh Dios, eres el Padre de las luces, de quien procede toda buena dádiva y todo don perfecto. Escucha, pues, nuestras súplicas’, concede lo que te pedimos y llénanos de esperanza, gozo y paz, por amor de Jesucristo, nuestro bendito Maestro y Salvador, que contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. — R. Amén.
 

Prayers which may follow

Puede cantarse una DOXOLOGÍA, y luego el Ministro invoque la bendición divina con alguno de los textos siguientes:

    1. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.
    2. La gracia del Señor Jesucristo, y el amor de Dios, y la participación del Espíritu Santo, sea con vosotros todos. Amén.
    3. El Señor os bendiga y os guarde. El Señor haga resplandecer su faz sobre vosotros, y os sea propicio. El Señor alce a vosotros su rostro y os dé paz. Amén.
 

A Doxology may follow the blessing

Cuando haya COLECTA al fin del culto, el Ministro irá a la Mesa del Señor antes de que se cante la DOXOLOGÍA, y diga:

    HERMANOS, presentemos al Señor nuestras ofrendas con reverencia y temor santo.

Y mientras se recogen las Ofrendas, el Ministro puede leer las SENTENCIAS que para este objeto se ponen en el Oficio de la Santa Comunión; o en lugar de ellas pueden cantarse las siguientes palabras:

    BENDITO seas tú, Señor Dios, nuestro Padre, de uno a otro siglo.
    Tuya es, oh Señor, la magnificencia y el poder, y la gloria, la victoria y el honor. 
    Tuyo es el reino y la altura sobre los que son cabezas; las riquezas y la gloria están delante de ti.
    Tuyas son todas las cosas en los cielos y en la tierra; todo es tuyo, y lo recibido de tu mano te damos.
    Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

Luego el Ministro colocará las Ofrendas sobre la Mesa, y diga:

    ¡OH Dios, que eres el Rey de toda la tierra! Te suplicamos humildemente que por tu grande bondad aceptes las ofrendas de tu pueblo, que con un corazón alegre te presentamos para honra de tu santo nombre. Y dígnate concedernos que, siendo dedicadas a tu servicio, se empleen a gloria tuya y para bien de tu Iglesia; por Jesucristo nuestro Señor.— R. Amén.

    Luego se cantará la DOXOLOGÍA, y el Ministro, para terminar, invocará la BENDICIÓN.

 

 {jcomments on}