Sidebar

23
Vie, Jun
7 New Articles

Administración del Bautismo a párvulos y adultos

Oficios
Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Administración del Bautismo a Párvulos


¶ Debe advertirse a los fieles que el Bautismo ha de administrarse en la Iglesia, a presencia de la Congregación, los domingos u otros días en que se celebre culto.

Para cada niño que haya de bautizarse habrá un Padrino y una Madrina, o más, según las costumbre de la localidad. Los mismos padres pueden ser Fiadores del niño; y si no pueden hallarse dos Fiadores, bastará con uno.

El momento más oportuno para la celebración del Sacramento durante el culto público, es antes de la recitación del Símbolo Apostólico, o inmediatamente después del sermón. En casos extraordinarios, puede celebrarse a cualquiera hora y en cualquier otro día.


 

Administration of Baptism

to Children

 

 

 

Llena de agua pura la pila o fuente bautismal, se acercarán a ella los Padrinos y demás acompañantes con el niño; y allí, todos de rodillas, el Ministro en pie (si el acto tiene lugar fuera de la hora del culto) empiece diciendo:

    EN el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
    R. Amen.
    V. A ti, oh Señor, a ti sólo hemos pecado, y hemos hecho lo malo delante de tus ojos.
    R. Purifícanos con hisopo, y seremos limpios; lávanos, y seremos emblanquecidos más que la nieve.
    V. Esconde tu rostro de nuestros pecados, y borra todas nuestras maldades.
    R. Crea en nosotros, oh Dios, un corazón limpio; y renueva un espíritu recto dentro de nosotros.
    V. A ti solo hemos pecado, oh Señor; y hemos hecho lo malo delante de ti, a quien no se ocultan ni los secretos que en el seno del corazón se esconden; y sin embargo nos avergonzamos de confesar lo que no hemos temido cometer. Mas tú, oh Dios, que no desechas a los arrepentidos, concédenos el perdón de nuestros pecados. Y por la potencia de la Trinidad Santísima, asístenos de tal manera, que dirija el Padre a los que crió, defienda el Hijo a los que redimió, y llene de sus carismas el Espíritu Santo a los que ha regenerado.
    R. Amén.
    V. Por tu misericordia, oh Dios nuestro, que eres bendito y vives y gobiernas todas las cosas por los siglos de los siglos.
    R. Amén.

http://justus.anglican.org/resources/bcp/Spain/hand.gif

Después de lo que precede (o sin ello, cuando el Bautismo se administra durante el Culto público), todos en pie canten o lean la siguiente Antífona:

    DEJAD a los niños, 
    Y no les impidáis el venir a mí;
    Porque de los tales es el reino de los cielos.
    Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos Amén.
 

Initial prayers & Antiphon

 ¶ Luego el Ministro pregunte a los Padrinos:

    ¿QUE traeis a la Iglesia de Dios, niño o niña?
    ¿Ha sido bautizado este niño antes de ahora, o no?

    Si los Padrinos responden que No, el Ministro diga:

    ESCUCHAD lo que nuestro Señor Jesucristo decía a sus apóstoles:
    Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, íd y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.
    Y acerca del amor de Jesús hacia los pequeñuelos, oid lo que refiere el evangelista Marcos:
    Y le presentaban niños para que los tocase; y los discípulos reñían a los que los presentaban. Y viéndolos Jesús, se enojó y les dijo: Dejad los niños venir, y no se lo estorbéis; porque de los tales es el reino de Dios. De cierto os digo, que el que no recibiere el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Y tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía.
 

 Initial question: "Has this child been baptized?"

Y dirigiéndose a los Padrinos y a la Congregación, exhórteles diciendo:

    ACABÁIS de oír, amados hermanos, en este Evangelio, cómo nuestro Señor y Maestro ordenó que le traesen los niños, cómo los tomó en sus brazos y los bendijo, y cómo exhortó a todos los hombres que imitasen su inocencia. Sabéis además que las promesas de Dios, así en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, son hechas no sólo para nosotros, sino también para nuestros hijos; y asimismo que él por su parte las cumplirá con toda seguridad. Estando, pues, plenamente persuadidos de la buena voluntad de nuestro Padre celestial hacia este niño; y recordando que cuanto le pidiéremos, creyendo, en el nombre de su querido Hijo nos lo concederá; démosle gracias y elevémosle nuestras preces, diciendo:

De rodillas la Congregación y el Ministro en pie, digan todos:

    ¡OH Padre misericordiosísimo, que no nos has dejado sin la alianza de la promesa, mas nos has llamado al goce de los innumerables beneficios que otorgas a tus hijos; y que para nuestro grande y perenne consuelo te has dignado en tus Sacramentos, como por un Sello, asegurarnos de esta tu benigna bondad para con nosotros! Te damos cordiales gracias, y te suplicamos humildemente, que por estas prendas de tu amor y por la virtud del Espíritu Santo, acrecientes en nosotros el conocimiento de tu gracia, y fortalezcas nuestra fe en ti. Y ahora, oh Señor, escucha, te rogamos, nuestras súplicas en pro de este niño, que hemos traído con fe a tu santo Bautismo. Visítale, oh Señor, ahora y en todo tiempo con la abundancia de tu favor, y conforme a su necesidad llena de tal modo la precisa medida de tu gracia, que no carezca de ninguno de los múltiples dones que en tu misericordia has prometido a todos los que son renacidos de agua y del Espíritu e ingeridos en tu santa Iglesia. Oye, te rofiamos, estas nuestras súplicas, que te dirigimos en el nombre y por la mediación de tu amado Hijo nuestro Señor. Amén.
 

 Exhortation on the Gospel of Mark, above, and Prayer

Sentada la Congregación, el Ministro pregunte a los Padrinos, que estarán en pie:

    ¿RECONOCÉIS en nombre de ese niño, que él está obligado a renunciar al diablo y todas sus obras, a la yana pompa y gloria del mundo con todas sus concupiscencias, y a los pecaminosos deseos de la carne?
    Padrinos: Sí.
    Ministro: ¿Reconocéis en nombre de ese niño que él está obligado a creer en Dios, Padre todopoderoso, Criador del cielo y de la tierra?
    Padrinos: Sí.
    Ministro: ¿Y en Jesucristo su unigénito Hijo, nuestro Señor; que fué concebido por obra del Espíritu Santo; nació de María virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fué:crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercero día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos; está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso; de donde ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos?
    Padrinos: Sí.
    Ministro: ¿Y en el Espíritu Santo; en la santa Iglesia católica (o universal); en la comunión de los santos; en el perdón de los pecados; en la resurreción de la carne, y en la vida eterna?
    Padrinos: Sí.
    Ministro: ¿Deseáis que ese niño sea bautizado en esta fe?
    Padrinos: Así lo deseo.
    Ministro: Reconocéis en nombre de ese niño, que él está obligado a obedecer la voluntad de Dios, guardar sus preceptos y caminar en ellos todos los días de su vida?
    Padrinos: Así lo reconozco.

    Luego el Ministro diga:

    ¡OMNIPOTENTE Dios, que al ser tu muy querido Hijo bautizado en las aguas del Jordán, enviaste el Espíritu Santo sobre él, diciendo: "Este es mi Hijo amado, en el cual tengo contentamiento"! Dígnate ahora, te rogamos humildemente, por el mismo Espíritu santificar y bendecir esta tu propia institución; y concede, oh Señor, que el niñoque va a ser bautizado en esta agua, que separamos en tu nombre para este uso santo, goce para siempre de la bendición de tu lavacro celestial, para que al fin, juntamente con todos los que han sido limpiados en la sangre del Cordero, pueda heredar el reino que tú has preparado, desde antes de la fundación del mundo, para tus benditos y queridos hijos; mediante Jesucristo nuestro Señor.
    R. Amén.
 

 Questions of godparents, and Prayer

    Luego el Ministro diga a los Padrinos:

    PONED nombre a ese niño.

Y en seguida, nombrándole según ellos, derramará agua sobre él (o le meterá en el agua, si sus padrinos lo desean), diciendo:

    N..., Yo te bautizo, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
    R. Amén.

    Y añada el Ministro:

     (1) Aquí hará una cruz, sobre la frente del niño.

    NOSOTROS recibimos a este niño en la grey del Buen Pastor, y le signamos (1) con la señal de la

cruz para significar que de aquí en adelante no debe avergonzarse de confesar la fe de Jesús crucificado; de pelear varonilmente bajo su bandera contra el pecado, el mundo y el diablo, y de continuar fiel soldado y siervo de Cristo, hasta el fin de su vida.
    R. Amén.
 

 The Baptism

 Y todos en pie, el Ministro diga:

    AHORA, queridos hermanos, puesto que este niño ha recibido e, lavacro de la regeneración y ha sido incorporado en la Iglesia de Cristo, demos gracias a Dios todopoderoso por estos beneficios, y con un corazón y a una voz digamos la oración que el Señor mismo nos ha enseñado:

    V. Padre nuestro, que estás en los cielos: Santificado sea tu nombre.— R. Amén.
    V. Venga tu reino. — R. Amén.
    V. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. — R. Amén.
    V. El pan nuestro de cada día, dánosle hoy.
    R. Porque tú eres Dios.
    V. Y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. — R. Amén.
    V. Y no nos dejes caer en la tentación.
    R. Mas libranos del mal.
    V. Líbranos del mal y confírmanos siempre en el bien, oh Dios y Señor nuestro, que eres bendito y vives y gobiernas todas las cosas por los siglos de los siglos. — R. Amén.
    V. ¡Omnipotente y eterno Dios, por cuyo Espíritu somos todos nosotros bautizados en un cuerpo! Te alabamos y te damos cordiales gracias por este amado nuestro, que mediante tu gracia ha sido admitido al Sacramento de la regeneración y de la remisión de pecados, y se cuenta ahora entre la congregación de la grey de Cristo. Y con toda humildad te rogamos, que como tu amado Hijo murió y fué sepultado y resucitó, así este niño, con todos los que han sido bautizados, muera al pecado y viva a la justicia; para que al fin pueda ser presentado irreprensible ante el tribunal de Cristo, y hecho heredero de tu reinó perdurable. Por el mismo Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor. — R. Amén.

El Diácono.

    HERMANOS, inclinaos a la bendición.

De rodillas la Congregación, el Ministro en pie, diga:

    EL Señor sea siempre con vosotros.
    R. Y con tu espíritu.
    V. Dios que enriquece a su Iglesia con la múltiple fecundidad de creyentes, dispense su gracia a los regenerados, y conceda a los que ha de regenerar, que vengan a los consumados misterios de la fe. —R. Amén.
    V. Sea de unos y otros plena salvación, quien es la verdadera redención de los cristianos. — R. Amén.
    V. Para que en él tengamos vida creyendo, y poseamos los celestes goces con los que han de creer. — R. Amén.
    V. Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y gobierna todas las cosas por lós siglos de los siglos. — R. Amén.

Puede cantarse un Himno.
 

 Prayers

¶ Después, el Ministro exhorte a los Padrinos de esta o parecida manera:

    HERMANOS, por cuanto vosotros habéis presenta do a este niño como Fiadores suyos, conviene que os recuerde vuestro deber de procurar que sea impuesto (cuando le creáis capaz de discernir sobre estas materias) en la significación del santo Bautismo, que es el signo y sello y Sacramento de la regeneración espiritual, de la remisión de pecados, y de la adopción en la familia de Dios; así como también de que sea enseñado por vuestras palabras y ejemplo a huir del pecado, a confiar en Jesucristo, a acudir a Dios en la oración, a caminar en santidad de vida con el auxilio del Espíritu Santo y a nutrir su alma, alimentándose constantemente de Cristo, así en su Palabra como en sus sagradas ordenanzas.
    Y cuando creáis que se halla instruído en las verdades fundamentales del Evangelio y conozcáis que tiene fe en nuestro Señor Jesucristo, procuraréis que vaya al Obispo, para que delante de él y en presencia de la Iglesia pueda confirmar con sus propios labios los solemnes deberes en su nombre contraídos en el Bautismo; y asegurado nuevamente del paternal amor y bondad de Dios para con él, sea por la virtud del Espíritu Santo confirmado en su fe y en el propósito de su corazón, y esté así mejor dispuesto para gozar el privilegio de acercarse a la Mesa del Señor.

Y luego, les despedirá diciendo:

    ID en paz, en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.


 

 Exhortation

¶ Los Padrinos irán a facilitar los datos necesarios para que el Ministro pueda extender la Partida del Bautismo en el libro correspondiente.

¶ En casos de necesidad urgente, puede administrarse el Bautismo en alguna casa particular, y entonces no es preciso que el Ministro lea todo el Oficio. Lo esencial es que derrame Agua sobre la criatura, diciendo: N . . . , Yo te bautizo, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; pudiendo añadir las otras partes del Oficio que las circunstancias permitan.

Las criaturas así bautizadas (si sobreviven) deben ser luego traídas a la Iglesia, a la primera oportunidad, para ser recibidas por el Ministro públicamente en la grey de Jesucristo.


    NOTA—Al disponerse en este Oficio que se haga la señal de cruz sobre la frente del niño, conforme a la antigua costumbre de la Iglesia, no se pretende significar que esto sea una parte esencial o necesaria del Sacramento, sino simplemente recordar a los cristianos la Muerte y Cruz de Cristo, que es su esperanza y su gloria, y hacerles presente la obligación que tienen de llevar la cruz, según el Señor se la dé, y ser hechos conformes a Cristo en sus padecimientos.

 


 

 Final rubrics & instructions for emergency baptism

 Administración del Bautismo a personas adultas


¶ El Bautismo a Personas adultas debe administrarse en la Iglesia durante el Oficio divino, antes de la recitación del Símbolo Apostólico.

La persona que haya de recibir el Bautismo, será previamente examinada por el Ministro, para ver si está suficientemente instruida en los principios de la Religión cristiana; y se le exhortará a que se prepare con arrepentimiento y oración.

Habrá un Padrino y una Madrina, o más, según la costumbre de la localidad.


 

 

Llena de agua pura la Pila o Fuente bautismal, se acercarán a ella los padrinos llevando, en medio al bautizando, y el demás acompañamiento. Y allí, todos en pie, canten o lean la siguienteAntífina:

    COMPUNGIDOS de corazón arrepentíos.
    Y bautícese cada uno de vosotros, para perdón de los pecados.
    Y recibiréis el don del Espíritu Santo.
    Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

    Luego el Ministro pregunte a los Padrinos.

    ¿HA sido esta persona bautizada antes de ahora, o no?

    Si dijeren que No, el Ministro diga:

    ESCUCHAD una parte del Evangelio, según Juan:
    Había un hombre de los Fariseos, que se llamaba Nicodemo, príncipe de los judíos. Este vino a Jesús de noche, y díjole: Rabí, sabemos que has venido de Dios por Maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no fuere Dios con él. Respondió Jesús, y díjole: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere otra vez no puede ver el reino de Dios. Dícele Nicodemo: ¿Cómo puede el hombre nacer siendo viejo? ¿puede entrar otra vez en el seno de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y dé Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido de Espíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer otra vez. El viento de donde quiere sopla, y oyes su sonido, mas ni sabes de dónde viene, ni dónde vaya; así es todo aquel que es nacido de Espíritu.

    Oid también lo que dijo Jesús a sus apóstoles:
    Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado, y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.
 

 Anitphon & reading from John

Y dirigiéndose a la Congregación, exhórtela diciendo:

    ACABÁIS de oír, amados hermanos, las palabras de nuestro Señor y Maestro. Y ya que vosotros, por la misericordia de Dios, recibisteis un día el sacramento del Bautismo, bueno es que ahora especialmente que vamos a administrarlo a este Hombre, consideréis cuán grande es vuestro privilegio en ser miembros de la Iglesia cristiana; recordéis las promesas hechas a Dios en vuestro nombre, y os arrepintáis de los pecados que habéis cometido contra su santa alianza. Avivad pues vuestra fe, haced buen uso de vuestro Bautismo, y rogad encarecidamente al Señor os conceda todas las bendiciones que fluyen de la alianza sellada por el Sacramento entre Dios y vuestras almas.

Y dirigiéndose al bautizando, dígale:

    Y TÚ, amado, que has venido con deseo de recibir el santo Bautismo, ya has oído que el que no naciere de agua y de Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Sabe asimismo, que Jesús ha dicho: El que creyere y fuere bautizado, será salvo. Por lo cual entenderás la gran necesidad de este Sacramento. Por él se declara también el perdón de los pecados y se promete el don del Espíritu Santo. Es además el Bautismo un símbolo y sello y Sacramento de la regeneración espiritual y de la adopción en hijos de Dios; y por él, dignamente recibido, somos hechos partícipes en abundante medida de su gracia. Pero sabe también que el Baptismo exterior del agua no te sería de ningún provechos antes bien traería sobre ti una inmensa responsabilidad,, si no vinieras a él con viva fe y arrepentido de todos tus pecados. Sólo así puedes tener el bautismo del Espíritu Santo en tu alma, y demostrar que eres en verdad un vivo miembro de la casa y familia de Dios.
    Considera pues la gran merced que Dios te dispensa por su amor en Cristo Jesús; y haz una firme resolución de instruirte más y más en los fundamento de la Religión cristiana, de confiar en nuestro Redentor Jesucristo, de acudir a Dios frecuentemente en la oración, huir del pecado, vivir una vida pura, caminar en santidad con el auxilio del Espíritu Santo, y nutrir tu alma con la constante lección de las Santas Escrituras.
    ¿Prometes solemnemente delante de Dios y en presencia de tus Fiadores y de esta Congregación, que con la ayuda de la divina gracia seguirás esta norma de vida?
    El bautizando: Así lo prometo.

De rodillas la Congregación y el Ministro en pie, digan todos:

    ¡OH PADRE misericordiosísimo, que no nos has dejado sin la alianza de. la promesa, mas nos has llamado al goce de los innumerables beneficios que otorgas a tus hijos; y que para nuestro grande y perenne consuelo te has dignado en tus Sacramentos, como por un Sello, asegurarnos de esta tu benigna bondad para con nosotros! Te damos cordiales gracias, y te suplicamos humildemente, que por estas prendas de tu amor y por la virtud del Espíritu Santo, acrecientes en nosotros el conocimiento de tu gracia, y fortalezcas nuestra fe en ti. Y ahora, oh Señor, escucha, te rogamos, nuestras súplicas en pro de esta persona que ha venido con fe a tu santo Bautismo. Visítala, oh Señor, ahora y en todo tiempo con la abundancia de tu favor, y conforme a su necesidad llena de tal modo la precisa medida de tu gracia, que no carezca de ninguno de los múltiples dones que en tu misericordia has prometido a todos los que son renacidos de agua y del Espíritu, e ingeridos en tu santa Iglesia. Oye, te rogamos, estas nuestras súplicas, que te dirigimos en el nombre y por la mediación de tu amado Hijo nuestro Señor. Amén.
 

 Exhortation & promises by candidate

Sentada la Congregación, y en pie los Padrinos y el bautizando, pregunte el Ministro a éste:

    ¿RENUNCIAS al diablo y todas sus obras, a la yana pompa y gloria del mundo con todas sus concupiscencias y a los pecaminosos deseos de la carne?
    Bautizando: Renuncio.
    Ministro: ¿Crees en Dios, Padre todopoderoso, Criador del cielo y de la tierra? 
    Bautizando: Creo. . 
    Ministro: ¿Y en Jesucristo su unigénito Hijo, nuestro Señor; que fué concebido por obra del Espíritu Santo; nació de María virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fué crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercero día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos; está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso; de donde ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos?
    Bautizando: Creo.
    Ministro: ¿Crees en el Espíritu Santo; en la santa Iglesia católica (o universal); en la comunión de los santos; en, el perdón de los pecados; en la resurrección de la carne, y en la vida eterna?
    Bautizando: Todo eso creo firmemente.
    Ministro: ¿Quieres ser bautizado en ésta fe?
    Bautizando: Tal es mi deseo.
    Ministro: ¿Quieres, pues, obedecer la voluntad de Dios, guardar sus preceptos y caminar en ellos todos los días de tu vida?
    Bautizando: Así procuraré hacerlo con la ayuda de Dios.

Luego el Ministro diga:

    ¡OMNIPOTENTE Dios, que al ser tu muy querido Hijo bautizado en las aguas del Jordán, enviaste el Espíritu Santo sobre él, diciendo: "Este es mi Hijo amado, en el cual tengo contentamiento!" Dígnate ahora, te rogarnos humildemente, por el mismo Espíritu santificar y bendecir esta tu propia institución; y concede, oh Señor, que la persona que va a ser bautizada en esta agua, que separamos en tu nombre para este uso santo, goce para siempre de la bendición de tu lavacro celestial; para que al fin, juntamente con todos los que han sido limpiados en la sangre del Cordero, pueda heredar el reino que tú has preparado, desde antes de la fundación del mundo, para tus benditos y queridos hijos; median te Jesucristo nuestro Señor.
    R. Amén.
 

 Questions of the candidate and prayer

 Luego el Ministro diga a los Padrinos:

    DECID el nombre de vuestro ahijado.

Y en seguida, nombrándole, según ellos, derramará agua sobre él (o le introducirá en el agua, si hay conveniencia para ello, y el bautizando lo desea), diciendo:

    N..., Yo te bautizo, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
    R. Amén.

Y añada el Ministro:

     (1) Aquí hará una cruz, sobre la frente de la persona.

    NOSOTROS recibimos a esta persona en la grey del Buen Pastor, y la signamos (1) con la señal de la cruz, para significar que de aquí en adelante no debe avergonzarse de confesar la fe en Jesús crucificado, de pelear varonilmente bajo su bandera contra el pecado, el mundo y el diablo y de continuar fiel soldado y siervo de Cristo hasta el fin de su vida.
    R. Amén.
    AHORA, queridos hermanos, puesto que esta persona ha recibido el lavacro de la regeneración y ha sido incorporada en la Iglesia de Cristo, demos gracias a Dios por estos beneficios, y con un corazón y a una voz digamos la oración que el Señor mismo nos ha enseñado:
 

 Baptism

Y todos en pie, el Ministro diga:

    V. Padre nuestro, que estás en los cielos: Santificado sea tu nombre. — R. Amén.
    V. Venga tu reino. — R. Amén.
    V. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. — R. Amén.
    V. El pan nuestro de cada día, dánosle hoy.
    R. Porque tú eres Dios.
    V. Y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. — R . Amén.
    V. Y no nos dejéis caer en la tentación.
    R. Mas líbranos del mal.
    V. Líbranos del mal y confírmanos siempre en el bien, oh Dios y Señor nuestro, que eres bendito y vives y gobiernas todas las cosas por los siglos de los siglos. — R. Amén.
    V. ¡Omnipotente y eterno Dios, por cuyo Espíritu somos todos nosotros bautizados en un cuerpo! Te alabamos y te damos cordiales gracias por este amado nuestro, que mediante tu gracia ha sido admitido al Sacramento de la regeneración y de la remisión de pecados, y se cuenta ahora entre la congregación de la grey de Cristo. Y con toda humildad te rogamos, que como tu amado Hijo murió y fué sepultado y resucitó, así este nuestro hermano, con todos los que han sido bautizados, muera al pecado y viva a la justicia, pera que al fin pueda ser presentado irreprensible ante el tribunal de Cristo, y hecho heredero de tu reino perdurable. Por el mismo Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor.
    R. Amén.

El Diácono.

    HERMANOS, inclináos a la bendición.

De rodillas la Congregación, el Ministro en pie, diga:

    EL Señor sea siempre con vosotros.
    R. Y con tu espíritu.
    V. Dios que enriquece a su Iglesia con la múltiple fecundidad de creyentes, dispense su gracia a los regenerados, y conceda a los que ha de regenerar, que vengan a los consumados misterios de la fe.
    R. Amén.
    V. Sea de unos y otros plena salvación, quien es la verdadera, redención de los cristianos.
    R. Amén.
    V. Para que en él tengamos vida creyendo, y poseamos los celestes goces con los que han de creer. 
    R. Amén. 
    V. Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y gobierna todas las cosas por los siglos de los siglos.
    R. Amén.
 

Prayers

 ¶ Puede cantarse un Himno.

Después el Ministro exhorte a los Padrinos cte esta o parecida manera:

    HERMANOS, por cuanto esta persona ha prometido en vuestra presencia obedecer la voluntad de Dios, guardar sus preceptos, y caminar en ellos todos sus días; conviene sepáis que es vuestro deber ponerle en memoria la promesa y profesión que ha hecho delante de esta Iglesia, y especialmente delante de vosotros, sus Fiadores y testigos. Amonestadla también para que con diligencia sea instruída en la santa Palabra de. Dios, y' así pueda crecer en gracia y en conocimiento de nuestro Señor Jesucristo, y vivir, pía, recta y sobriamente, en este mundo.

Y al recién bautizado, exhórtele. así:

    Y TÚ, amado, recuerda que es tu deber, como hijo de Dios por la fe en Jesucristo, que procedas en conformidad a tu cristiana vocación, teniendo siempre presente que el Bautismo nos representa nuestra profesión, que es seguir el ejemplo de nuestro Salvador Cristo, para que, como él murió y resucitó por nosotros, así nosotros los que somos bautizados, muramos al pecado y resucitemos a rectitud, mortificando nuestras corrompidas aficiones y haciendo cada día progresos en toda virtud y piedad. Además, te amonesto' que vayas al Obispo cuanto antes, para confirmar en su presencia las solemnes promesas que has hecho en tu Bautismo, y asegurado nuevamente del paternal amor y bondad de Dios para contigo, seas por la virtud del Espíritu Santo confirmado en tu fe y en el propósito de tu corazón, y estés así mejor dispuesto para gozar el privilegio de acercarte a la Mesa del Señor.

Y luego, los despedirá diciendo:

    Id en paz, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

¶ El recién bautizado y los Padrinos irán a facilitar los datos necesarios para que el Ministro pueda extender la Partida del Bautismo en el Libro correspondiente.

¶ Si por causa de grave enfermedad hubiere de administrarse el Bautismo en alguna casa particular, sígase la Instrucción que va al final del Bautismo de Párvulos.

 

 

 {jcomments on}