Sidebar

24
Jue, Ago
0 New Articles

Seguir a Jesús significa ser un testigo viviente, no un slogan, dice el Obispo Primado

Comunión Anglicana
Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La presidente de la Cámara de Diputados afirma que los planificadores de la Convención General están pendientes de las decisiones legislativas de Texas sobre los transexuales y los refugiados.

 [Episcopal News Service – San Juan, Puerto Rico] El Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal oyó un auténtico llamado a la acción cristiana de labios de sus dos líderes el día de la apertura de su reunión del 9 al 11 de junio en esta ciudad.

El obispo primado Michael Curry sugirió que los episcopales deben tomar de modelo a Ester, la heroína bíblica. Enmarcada durante el tiempo del exilio judío en Persia, era vista inicialmente como la mujer hermosa, obediente y relativamente pasiva que era la reina para el rey de Persia. Ella llegó a creer que estaba llamada a salvar a su pueblo y se valió de la retórica para persuadir al rey que salvara a su pueblo judío que vivía en el exilio en Persia. Hasta entonces, ella no había revelado su identidad judía.

“Digo esto con toda humildad, verdaderamente: acaso esta Iglesia Episcopal ha venido al reino para un tiempo como este”, aseveró Curry.

“Tal vez hemos tenido un período de ser parte del establishment, lo cual ya no es el caso, y tal vez hemos disfrutado de los beneficios de ser parte de ese establishment, pero ello no puede durar mucho más”, afirmó.

Él dijo que una época como esta es “un momento raro [en el orden] nacional, cultural y global: cuando las cosas se invierten, cuando los antiguos patrones dejan de funcionar, cuando las viejas normas ni siquiera parece que se aplican, cuando la verdad no parece ser lo que solía ser la verdad, y de repente todo lo que era erróneo es lo correcto. De repente,  incluso el cristianismo es absorbido por la injusticia, por la falta de compasión, por la inhumanidad, por la deshonestidad”.

Curry dijo que parte de la vocación de la Iglesia Episcopal es dar testimonio de una manera de ser cristiano que realmente se asemeje a Jesús de Nazaret. Esa manera de ser cristiano “no es cómplice de la cultura, cualquiera que sea esa cultura”, señaló.

“No es una manera de ser cristiano que se encuentra en el bolsillo del partido político de cualquiera, de izquierda, de derecha o de centro, sino un modo de ser cristiano que se atreve a seguir a Jesús, a amar a la manera de Jesús”, dando y perdonando como lo hizo Jesús en tanto ama la justicia y la misericordia y camina humildemente ante Dios.

La Iglesia ha tenido muchos slogans y campañas, añadió el Obispo Primado.

“Sin embargo, no creo que esto sea un nuevo slogan, una nueva campaña, un nuevo programa. De hecho, no se trata de nada nuevo en absoluto”, siguió diciendo. “La verdad a que nos referimos ahora es una manera de seguir a Jesús. Se trata de ser formados como seguidores de Jesús y, a partir de ahí, producir un testimonio en el mundo que marque la diferencia y dar testimonio de una manera de ser cristiano que puede parecer poca cosa” pero que importa profundamente cuando “hasta el cristianismo ha sido secuestrado”.

Curry, diciendo que temía poder estar incursionando en un terreno peligroso, instó a los episcopales a escuchar la retórica política con lo que podría llamarse oídos bíblicamente formados. Cuando a veces escuchan voces que pretenden representar al cristianismo en nuestra vida pública y en la esfera pública, presten cuidadosa atención a lo que se dice y a lo que no se dice”, recalcó. ¿Escuchan las palabras del Sermón del Monte, o de Mateo 25, o el resumen de la ley o las palabras de Jesús en la Última Cena sobre el amor y el servicio a los demás?, preguntó.

La Rda. Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de Diputados, se hizo eco de esos sentimientos en sus palabras de apertura. Este [momento], dijo ella “es un momento muy difícil en Estados Unidos para ser un cristiano comprometido con la justicia y la paz entre todos los pueblos y con la dignidad de todo ser humano, y es bueno que nos unamos en medio de esa dificultad”.

Jennings dijo que ella está prestándole especial atención a tres cosas: el tratamiento de los refugiados en todo el mundo; el tratamiento específico de los refugiados en Texas, junto con los empeños de ese estado de aprobar la llamada “ley del baño”; y la actual respuesta de la Iglesia al cuidado de la creación ante la decisión del presidente Donald Trump de retirar a Estados Unidos del Acuerdo del Clima de París.

La Iglesia Episcopal está previsto que se reúna del 5 al 13 de julio de 2018 en Austin, Texas, y Jennings dijo que “estamos observando muy atentamente la situación para garantizar la seguridad y dignidad de todos los que asistan a la Convención General el verano próximo”.

El Proyecto de Ley 6 del Senado de Texas exigiría a las personas transexuales a usar los baños de escuelas públicas, edificios del gobierno y universidades públicas conforme a lo que el proyecto de ley llama su “sexo biológico”, tal como aparece en su certificado de nacimiento. El proyecto de ley también revocaría las ordenanzas municipales antidiscriminatorias de ciudades como Austin, Dallas y San Antonio.

El Senado del estado ha aprobado el proyecto de ley, pero la Cámara [de Representantes] no se ha pronunciado todavía. El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha convocado a la legislatura para una sesión especial a partir del 18 de julio y dijo que él quiere que los legisladores aprueben el proyecto de ley.

En febrero, Curry y Jennings le escribieron una carta a Joe Straus, presidente de la Cámara de Representantes de Texas, agradeciéndole su postura contra el proyecto de ley. No obstante, la carta apunta que la Iglesia Episcopal trasladó la Convención General de Houston a Honolulu en 1955 porque la ciudad texana no pudo brindar suficientes garantías de alojamientos desegregados a sus delegados.

“Deploraríamos profundamente si el Proyecto de Ley 6 del Senado nos presentara la misma difícil opción a que los líderes de la Iglesia se enfrentaron hace más de 60 años”, escribieron Curry y Jennings.

Jennings le dijo al Consejo que ella, Curry y otros están también atentos a los desafíos legales al Proyecto de Ley 4 del Senado de Texas, que amenaza a los agentes del orden público con rigurosas sanciones si no cooperan con las autoridades federales de inmigración. El proyecto de ley también permite que los agentes de policía cuestionen a las personas sobre su estatus migratorio durante arrestos o controles de tránsito.

Jennings encomió la reciente declaración de Curry sobre la decisión de Trump de retirar a EE.UU. del acuerdo del clima, y llamó a los episcopales a garantizar “que nuestro testimonio sobre la mayordomía de la creación de Dios y la compatibilidad de la ciencia y la fe que ya tiene décadas de duración se mantenga fuerte y firme durante este momento de peligro para nuestro planeta”. Ella dijo que era adecuado para el Consejo reflexionar acerca de este asunto en Puerto Rico que, afirmó, es “uno de los lugares más vulnerables de la Tierra a los impactos del cambio climático.

El resto de la reunión

Después de la plenaria de apertura el 9 de junio, el Consejo dedicó el resto de la jornada a las reuniones de sus cinco comités. El 10 de junio, el miembro del Consejo Edward J. Konieczny, obispo de Oklahoma, dirigió a sus colegas en un debate sobre la reciente conferencia sobre la Impía Trinidad, que tenía por objeto encontrar y comprometerse a trabajar para encontrar soluciones a los problemas de la pobreza, el racismo y la violencia armada. El Consejo, los miembros del personal y los invitados se trasladarán a la catedral de San Juan Bautista para participar en la eucaristía en la mañana del 11 de junio. Esa tarde, los comités del Consejo presentaran sus informes al pleno, sometiendo resoluciones  a su consideración.

La reunión del 9 al 11 de junio está teniendo lugar en el hotel Condado Hilton Plaza..

Algunos miembros del Consejo enviaron mensajes por Twitter valiéndose del hashtag #ExCou.

 

El Consejo Ejecutivo lleva a cabo los programas y políticas adoptadas por la Convención General, según el Canon I.4 (1). El Consejo está compuesto de 38 miembros, 20 de los cuales (cuatro obispos, cuatro presbíteros o diáconos y 12 laicos) son elegidos por la Convención General, y 18 por los nueve sínodos provinciales (un clérigo y un laico cada uno) por períodos de seis años, además del Obispo Primado y el Presidente de la Cámara de Diputados [que son miembros ex oficio]. Además, el vicepresidente de la Cámara de Diputados, el Secretario, el Director de Operaciones, el Tesorero y Director de Finanzas tienen asiento y voz, pero no voto.