Sidebar

23
Vie, Jun
7 New Articles

La Iglesia Española Reformada Episcopal se prepara para su LIV Sínodo Diocesano, del 26 al 28 de mayo.  

Comunión Anglicana
Typography

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El Sínodo diocesano, es una reunión, de periodicidad irregular, de Presbíteros, clero regular, cabildo catedralicio y representantes laicos de las parroquias de una diócesis particular, convocada por su obispo.

El término sínodo proviene del latín sinŏdus, y este del griego σúνοδος [sínodos], que quiere decir. "caminar juntos"

El 2 de marzo de 1880 y en la ciudad de Sevilla, cinco congregaciones: una en Madrid pastoreada por Juan Bautista Cabrera, tres de Sevilla bajo Francisco Palomares y una de Málaga dirigida por el laico Sr. Domínguez, se reunían en Sínodo bajo la presidencia del obispo de la Iglesia Episcopal (anglicana) de México, Enrique Chancey Riley, de visita en España, y se constituían como confesión religiosa.

Desde que fue constituida la IERE tiene un gobierno democrático de tipo parlamentario o sinódico. El sínodo es la máxima autoridad de la Iglesia, y en él están representados el laicado y el clero. Las parroquias están representadas por un clérigo y un laico. El sínodo elige a la Comisión Permanente, órgano que gobierna entre un sínodo y otro. No es una iglesia con gobierno episcopal, sino una iglesia sinódica gobernada por un obispo en sínodo. Es decir, el sínodo sin obispo no puede hacer nada, y el obispo sin el sínodo tampoco.

Desde su inicio la IERE ha celebrado Sínodos periódicamente, este es su sínodo número 54 en Salamanca

Oración por el LIV Sínodo de la Iglesia Anglicana de España

 

Omnipotente y eterno Dios, fuente de toda sabiduría y entendimiento, hazte presente con los que deliberan en el 54 Sínodo de la Iglesia, para la renovación y misión de tu Iglesia. Enséñanos a que en todas las cosas busquemos primeramente tu honor y tu gloria. Guíanos para percibir lo que es justo; concédenos el valor para buscarlo y la gracia para lograrlo; por Jesucristo nuestro Señor.  Amén.